Insuficiencia renal crónica, consejos del médico

Algunos consejos útiles para la insuficiencia renal crónica.

¿Cuáles son los síntomas de la insuficiencia renal crónica?

A menudo son tan vagos que no nos preocupan particularmente. Nos podemos sentir más cansados, con menos apetito, puede aumentar la sensación de sed, la piel está deshidratada, el cabello puede volverse más frágil, pueden surgir dolores óseos, incluso se puede sufrir insomnio.  Casi constantemente tenemos hipertensión arterial, a veces difícil de controlar, la diuresis se vuelve más abundante y hay que levantarse por la noche para orinar. Sólo en la fase más grave de la insuficiencia renal aguda puede aparecer una contracción de la diuresis.

¿Cómo diagnosticar la insuficiencia renal crónica?

Es suficiente con hacer unos exámenes: el examen de la orina con la proteinuria, la azotemia y la creatinina, que permiten hacer un diagnóstico inicial.  Vuestro médico puede solicitar una valoración más profunda con otros exámenes (como el hemograma para valorar si ya ha aparecido una anemia, la glicerina, para ver si no son resistentes a la insulina o  a los electrolitos como sodio, potasio, calcio y fósforo para ver que no haya alteraciones de estas sustancias).

Es fundamental ponerse en las manos de un nefrólogo que buscará la causa de vuestra enfermedad con una ecografía renal o vesical y con mayores exámenes instrumentales y hematoquímicos,  por ejemplo con la gasometría arterial para valorar el estado de acidosis metabólica. El nefrólogo seguirá, con el paso de los años, la evolución, prescribiendo las terapias de prevención y corrección adecuadas. De diferentes estudios se releva que los pacientes seguidos por el nefrólogo desde las primeras fases de la insuficiencia renal crónica, posponen el inicio de la diálisis o incluso no recurren a ella, y en cualquier modo mejoran la calidad de vida y las condiciones generales, prolongando la esperanza de vida.

¿Qué podemos hacer?

  • Comprobar adecuadamente la presión arterial
  • Si se es diabético mantener siempre la glucemia a nivel normal, siguiendo una dieta y una terapia
  • Evitar fármacos nefrotóxicos
  • Cuidar el colesterol y los triglicéridos elevados con la dieta y la terapia
  • No fumar
  • Prevenir infecciones
  • Dieta moderadamente isoproteica para aligerar el trabajo de los riñones y regular la aportación de sales (sodio), potasio y fósforo

¿Cuándo empezar con la diálisis?

Es necesario hacerla cuando los riñones ya no puedan trabajar normalmente, de forma que se mantenga la salud y el equilibrio del organismo para :

  • eliminar las sustancias de residuo, sales y líquidos en exceso, impidiendo la acumulación en el organismo
  • mantener el equilibrio de determinadas sustancias en la sangre (potasio y bicarbonato)

En la insuficiencia renal crónica los riñones no se curan y el paciente tiene que recurrir a la diálisis durante toda la vida; si vuestro médico lo considera oportuno y necesario podrer elegir ponerlos en lista de espera para el trasplante renal.

¿Cómo funciona la hemodiálisis?

En la hemodiálisis se usa un riñón artificial que filtra las sustancias tóxicas y los líquidos en exceso de la sangre. Para ello se hace pasar la sangre por un riñón artificial a través de un acceso vascular del paciente, que puede ser: Fístula arteriovenosa o catéter venoso central.

¿La diálisis duele?

Probablemente notaras una ligera molestia al introducir las agujas en la fístula, pero en general no causa problemas. Es una terapia indolora que permite, mientras se realiza, leer un libro, mirar la TV, hablar, comer...

Influencia en el estilo de vida

La diálisis, normalmente, los hará sentir mejor, porque resolverá y corregirá muchas alteraciones relacionadas con la insuficiencia renal, pero tanto ustedes como sus familias necesitaràn un tiempo para acostumbrarse a los ritmos de la diálisis.

Si queréis viajar o pasar las vacaciones fuera lo podéis hacer, ya que el tratamiento dialítico está estandarizado y los Centros están difundidos por todas partes. Solo es necesario ponerse de acuerdo y hablar con el equipo del Centro.  Además se aconseja pasear y evitar la vida sedentaria.  

¿Cómo varía la alimentación?

Es variable porque depende de las condiciones de cada paciente, pero generalmente se puede comer libremente, sin excederse con los líquidos y con los alimentos que contengan potasio (patatas, fruta, verdura).